Ideas de negocios

Manuales para descargar
Fabrica fácil y vende Muebles de Melamina

Elaborar y vender Fertilizante ecológico líquido

Elaboración y venta de velas artesanales

Contenido
Negocios rentables
Encuestas remuneradas
Importar desde China
Trabajar desde casa
Invertir en bolsa
Expendedoras automáticas
Lista de ideas de negocios
Artículos de negocios
Cursos de negocios
 
Acerca del sitio
Contacta con nosotros
Quienes somos
Política de privacidad
 
Sitios
Mamás de negocios
1000 ideas de negocios
Mas enlaces

Inicio - Suscripción al boletín

Índice de ideas

Gana dinero como Historiador/a personal o familiar

Muchas personas que aman la literatura y las letras nos piden que publiquemos ideas para ganar dinero escribiendo, lo cual es algo maravilloso, poder vivir de escribir, poder vivir haciendo lo que nos gusta, donde nos gusta

Nos hemos puesto a investigar entonces sobre emprendimientos para escritores y hemos encontrado, entre otras que también publicaremos mas adelante, una maravillosa que a continuación transcribimos.

Una cantidad creciente de personas desea preservar sus historias familiares o armar su árbol genealógico para descubrir sus raíces, contar a sus hijos de dónde provienen, quién fue el primer inmigrante que llegó al país, entre otras razones.

Justamente esa es la actividad de una historiadora personal o familiar que está En carrera... ¡desde casa!, quien se dedica a que las familias puedan rearmar su historia y dejarla plasmada en papel, video, audio o CD-ROM para ellas y sus descendientes.

La fundadora de la Asociación de Historiadores Personales de los Estados Unidos (AHP) sostiene que somos genéticamente tribales, y que preservar nuestra historia comunitaria es parte de lo que nos hace humanos. “Las generaciones de inmigrantes están tan ansiosas por olvidar un pasado doloroso, que a menudo no transmiten sus vivencias a las nuevas.” El resultado es lo que ella llama “amnesia cultural” o pérdida de la memoria, que hace que los descendientes se sientan lejos de sus raíces, con gran ansiedad por conocer su historia.

Lo que acabo de comentar no sólo se aplica a personas, sino también a iglesias, templos e instituciones en general que quieren saber quién los construyó, por qué los diseñó tal como están, quiénes fueron sus sucesivos habitantes, etc. Podríamos llamar a esta actividad historiadora de edificios o lugares históricos.

Dado que contar historias puede tener una carga emocional importante, quienes quieran dedicarse a esta tarea deberían poseer conocimientos de psicología, ser docentes o documentalistas.  

En los Estados Unidos, por ejemplo, existen diversas instituciones que agrupan a historiadores, donde a su vez se dictan talleres y se arman grupos de trabajo para orientar a los interesados.

Cerca del 50% de los historiadores personales entrega sus trabajos impresos. Un 25% orienta a su clientela para que los elaboren ellos mismos. El 25% restante está constituido por quienes presentan la historia en audio, video o CD-ROM.

Vayamos a un caso concreto. Utilizando la alta tecnología, un equipo de historiadores entrega sus trabajos en CD-ROM. Mientras se escucha la historia como relato de fondo, se digitalizan cientos de fotos familiares y videos caseros para integrarlos al documento final. E, incluso, puede escucharse alguna melodía que haya perdurado en la familia desde tiempos inmemoriales.

Si el ejemplo anterior te parece muy complejo, podrías iniciarte con un sistema mucho más sencillo: para comenzar la entrevista te aconsejo tener preparado un cuestionario tipo. Debés calcular el tiempo que te llevará el encuentro (es conveniente filmarlo o grabar el audio). Podés tomar fotografías o solicitárselas al cliente (probablemente ya haya seleccionado las que le interesa que estén en el trabajo final). Posteriormente transcribís la conversación en tu procesador de textos y le das la posibilidad a tu cliente de que elija cuáles segmentos de la conversación quiere incluir y cuáles no. Escaneás las fotos escogidas, imprimís el documento final en tu impresora ... ¡y listo! Ya tenés tu primer trabajo de historiadora personal o familiar producido ¡desde casa!

A medida que te vayas familiarizando con esta técnica podrás ir haciéndola más compleja y completa, e incorporar elementos de multimedia.

Adaptado del libro Los mejores negocios desde casa para el siglo XXI, de Paul y Sarah Edwards.  

Testimonio de María Ghitman, Biógrafa de sociales:

La historia de mis historias

Hace algunos años me di cuenta de lo mucho que me gustaba escribir y decidí que me gustaría vivir de hacerlo. Pensando en que era lo que podía ofrecer por fuera del mercado convencional, fui uniendo, mezclando y generando distintas ideas a partir de recuerdos, experiencias y suposiciones.

Recordé que mi papá había sido durante muchos años fotógrafo de sociales y que en mi familia siempre se había preservado la tradición oral, por ejemplo yo sabía mucho de mis abuelos a pesar de haberlos conocido muy poco. Y así fui llegando a la conclusión de que hay muchas historias y anécdotas que repetimos una y otra vez, y que las palabras escritas podían preservarlas de la misma manera que ocurre con las fotos, esas imágenes que conservan instantes y que nos reviven emociones y sentimientos. Entonces empecé a ofrecerme como una especie de biógrafa de sociales, parafraseando el titulo de fotógrafo de sociales.

Confeccioné un formulario que en la práctica siempre se va completando en contactos telefónicos o personales. Y para difundirlas empecé por lo más cercano, amigos y conocidos que fueron los que me proporcionaron los primeros contactos.

Escribí historias para casamientos, cumpleaños de quince, de cuarenta, de cincuenta, aniversarios de profesiones, y otras.

Sabiendo que contaba con una idea que tenía aceptación y que yo había sido capaz de poner en práctica, continué generando otras propuestas: organizadores de recuerdos (cuadernos artesanales para conservar fotos y palabras), cuentos de hadas personalizados (una forma de regalar esperanzas), talleres de biografías (espacios donde bucear en la propia vida, organizar recuerdos, hacer un regalo a quien se ama).

Este es un trabajo hermoso donde es posible apreciar lo importante que es cada vida, lo universales que somos, todos amamos, sufrimos, somos felices de maneras muy similares y a la vez con ciertas anécdotas y peculiaridades que nos hacen únicos. Y lo importante que es preservar la propia historia, más en estos tiempos tan difíciles, donde a veces rescatar acontecimientos, logros, afectos y hasta deseos incumplidos que se pueden convertir en proyectos para el futuro, nos dan la fuerza para seguir adelante.

También aprendí con esta actividad que es importante saber lo que uno desea hacer, que sabiéndolo hay que poner energía y creatividad para que se vaya convirtiendo en una realidad. Y que no alcanza con planificar teniendo en cuenta nuestras habilidades y posibilidades, que es muy importante también tener en cuenta nuestras limitaciones, porque a veces a partir de ellas encontramos el camino. Y esto de estar “en carrera desde casa” puede ser una elección o una realidad impuesta, por ejemplo en mi caso, por mis hijos que aún son chicos. A mí aceptar esta limitación y a partir de ella empezar a pensar en las opciones que tenía, me abrió este azaroso y difícil camino, tan complicado, como gratificante y enriquecedor.

Visítanos regularmente. Todas las semanas agregaremos nuevas ideas de negocios y recursos que te ayudarán a transformar tu vida.

¡Muchas gracias por visitarnos!

 
Copyright © 2014 -  Ideas de Negocios